jueves, 11 de junio de 2009

Identidad

Son más de las 12 de la madrugada. Solo, fumando un cigarro, empiezo a pensar… darle más vueltas a lo que ya estaba en mi cabeza. Sentir que uno no es como quisiera… El humo sale de mi boca y sube… hasta perderse en el aire que respiro. Las formas que se crean en él son increíbles… abstractas, sin forma definida, pero me gustan. Me veo a mí mismo ahí, sin saber a dónde voy, solo sigo hasta perderme y olvidar lo que en verdad soy. Quisiera ser diferente…

El humo empieza a volverse azul, rojo… a brillar como luces de neón. Lo cojo con mis manos y se escapa, se escabulle, todo da vueltas y vueltas, las figuras empiezan a tener sentido para mí, esta vez no se pierden, las veo y las admiro, hasta que por ratos, mis ojos se cierran y mi alma implora por un sueño hermoso donde yo no sea YO. Abro los ojos. El sueño se ha ido de repente y mi corazón se retuerce de dolor. Todo de pronto se torna blanco y negro… entonces yo, por fin, pienso que es ahí cuando puedo ver la simplicidad de las cosas que, lamentablemente, no tienen remedio… Como quien YO soy y quienes SOMOS todos, quienes son ELLOS, quien es ELLA, quien es ÉL… y por qué soy YO.

3 comentarios:

  1. Tú también eres de los últimos habitantes de tu casa....eh?

    :o)

    ResponderEliminar
  2. Si, al parecer somos varios jajaja

    ResponderEliminar